15 mayo 2007

Hoy llego al trabajo y como siempre mi jefe jugando y bromeando [hoy para variar fué cuestión religiosa]....

Jefe: Chava, anoche ya pedí por la salvación de tu alma.
Chava: Gracias, pero no lo necesitaba. No creo que este condenado.
Jefe: Pecador y soberbio!!!!.

Osea que, siempre es necesario pedir por la salvación de el alma de alguien aunque no hayas hecho nada malo [o al menos algo que merezca una condena eterna].....
Digo, porque si así con la mano en la cintura nos dijeron que nos habían engañado por años y que el limbo no existe.... A lo mejor hasta ni el infierno existe y el vaticano nos está dando atole con el dedo.

God save Ratzinger!.