18 diciembre 2011

Ahora, Alejandro uno de mis amigos desde hace años y de mi grupo de amigos de toda la vida; se despidió muy efusivamente de mi. Tuvimos nuestra ya tradicional posada anual en su nueva casa que ahora comparte con su pareja, la casa está muy bonita y me dio mucho gusto por ellos.

Pero bueno, el asunto es que su despedida tan efusiva me hizo pensar en lo mucho que Dios me ha bendecido al tener gente tan valiosa a mi alrededor, que yo sé [porque lo he comprobado] que están ahí para apoyarme en los buenos y los malos momentos.

Pero bueno, basta de sentimentalismos. Aún quedan bastantes días de diciembre para seguir festejando; es sólo que quería externar este sentimiento que traía :-)

¡Felices fiestas para todos!.